El patio trasero del cine

Antes de Internet, antes del video, cuando el porno era cosa de barrios rojos, cines lleno de humo de cigarrillos y prostitutas a la salida, se estrenó la película "Deep Throat" (1970) en Estados Unidos. "Garganta profunda" era una película barata y mal hecha pero todos supieron que era un diamante en bruto. Registraba un acto insólito para las pantallas: la felación absoluta, un pene totalmente capturado por la boca de una mujer. La "hazaña" estaba enmarcada en una historia tonta y graciosa, con un título pegajoso. Los gringos se alocaron, el porno pasó al frente: espectadores, periodistas, sacerdotes y jueces no hacían más que preguntarse: ¿Ya viste "Garganta profunda"?

La historia es larga. La película fue perseguida y aclamada por igual. Unos la utilizaron como evidencia de que era necesario recrudecer la censura. Otros entendieron que el porno podía llegar al gran público y ser muy rentable comercialmente. Mientras que su director, Gerard Damiano, soñaba en un cine porno con ambiciones artísticas, aceptado como parte de la cultura, y capaz de lograr buenas erecciones en la platea.

Los demás tuvieron razón y Damiano se equivocó por ambicioso. La industria pornográfica pronto descubrió "lo que le gusta a la gente" y se dejaron de huevadas. Cuando aparecieron las videocámaras, y luego Internet, era claro que para saciar necesidades voyeuristas no era indispensable una cosa llamada "guión". Sí, pués, todos nos ahorramos tiempo, pero se empobreció un género cinematográfico.

Pero lo que les he contado es el final de la historia. En los años que siguieron a "Garganta Profunda", Damiano realizó uno de sus mejores intentos de "porno culto", "Memories within Miss Aggie" (1974), que al menos devino en "porno de culto" para algunos.

"Memories within Miss Aggie" es como si Bergman y Hitchcock hubieran ido a tomarse unos tragos y ya borrachos decidieran hacer una porno juntos. Damiano utiliza con ingenio las angustias existenciales del sueco y el truco del dato oculto del inglés, y el resultado es notable para un género donde la exposición de apareamientos humanos es lo principal.

La cinta se inicia de una manera que los espectadores del cine Colmena no tolerarían sin pedir que les devuelvan la plata. La vieja Aggie, vestida de negro, atravieza una colina nevada. En su casa, antigua y oscura, su marido, sentado en un sillón, escucha sus nostálgicos lamentos. Ella recuerda la primera vez que conoció a un hombre en ese desolado lugar. Aggie ha vivido bajo la más dura represión sexual, su madre la mantenía lejos de toda interacción con los hombres, hasta que un día se cruzó con un buen ejemplar en el camino. La tímida adolescente sigue de largo pero el extraño la llama. Cuando ya han entrado en confianza, Aggie le manifiesta un deseo. Sin apresuramientos llegamos al primer momento caliente del metraje. Filmado con sutileza, pero sin prescindir de uno que otro close up, el acto busca transmitir su tranquila emoción al descubrir el sexo.

Pero, no, la realidad es otra. El hombre del sillón le recuerda a la señorita Aggie que eso nunca ocurrió, es una de sus fantasías frustadas. Consciente de ello, ahora sus evocaciones están motivadas por la angustia. Las escenas de sexo son los delirios de una mente reprimida. La masturbación, el sexo oral, anal, la fantasía de ser una prostituta, todo momento sexual de la película tiene una carga tenebrosa.

Nota: Aquí iba a explicar cúal fue la idea de
Hitchcock en aquella borrachera, pero para eso debo contar el
final. Por si tú estás interesado en verla (ver "Cómo conseguirla" al final del post) no lo haré aquí sino en el último párrafo. ¡No lo
leas! Ahora continuamos.

Después de la cómica "Garganta Profunda", Damiano optó por hacer películas bastante dramáticas. Había hecho otra brillante cinta antes, "El Diablo en la Señora Jones" (1972), también sobre las represiones femeninas pero con un toque más surrealista. Antes de dedicarse al porno, Damiano fue peluquero y, según cuenta, descubrió que dentro de las cabezas de sus clientas existía una gran insatisfacción sexual. Y este fue un tema clave de inspiración a la hora de rodar películas, que al final luego eran vistas por hombres. Por esto, y siendo el mismo director un hombre, su enfoque del sexo es netamente masculino. Vigorosas felaciones y velludos coitos son secuencias obligatorias pero no abundantes. Y, desde luego, las mujeres deliran de entusiasmo. Mucho más que sus parejas, al fin y al cabo, estos sólo aportan un inexpresivo pene.

Definitivamente "Memories within Miss Aggie" no es una película que los grandes directores que la inspiraron estarían orgullosos de firmar, pero es una obra original e inteligente, salida del porno, el patio trasero del cine.

**********
El destino de Miss Aggie no podía ser más desdichado y perverso. Cuando al fin conoce a un hombre extraviado, a quién acepta alojar en su casa, Aggie cree que su soledad será aliviada. Pero él no tiene otro interés que un plato de comida y un lugar donde pasar la noche. En vano Aggie intenta convencerlo de que se quede. Él la rechaza y comienza a notar que está loca. Mientras duerme, Aggie decide hacer un homenaje a "El perro andaluz" de Buñuel y le clava un cuchillo en un ojo. En una clara alusión a la obra maestra de Hitchcock, "Psicosis", descubrimos que el cadaver momificado de este hombre es el misterioso interlocutor de la protagonista.

Cómo conseguirla:
Se consigue en el Emule en una versión
de buena calidad pero no se encuentran subtítulos al español disponibles.

Para descargar película:
Enlace eD2k

¿Cómo funcionan los enlaces eD2k? Asuntos técnicos

10 comentarios:

Oscar Pita-Grandi dijo...

Todo muy bien si no fuera porque está prohibido contar lo que hace que uno siga a una película; como el final o soluciones que solo se parecian sobre ese final. Aún así voy a ver el modo de agenciármela.
Un abrazo.

Andrés / Derzu dijo...

Hola, gracias por el comentario. Si de hecho está muy mal contar el final de una película en una crítica, pero esta vez no me pude aguantar las ganas. Pero por lo menos, advierto al lector, ¿no? Así puede elegir si la importa o no saber el final. Teniendo en cuenta además que es una película difícil de conseguir… Pero, de hecho, prometo no volver a hacerlo.

Eduardo Robredo Zugasti dijo...

Damiano se "equivocó" porque no entendió bien el código de la pornografía, y porque los cambios tecnológicos aceleraron que el porno encontrara antes ese "lenguaje" (en el vídeo). La pornografía parece estar más cerca de la etología (del estudio del comportamiento animal) que del arte, o de la estética profunda, que ni la tiene ni falta que le hace. Aunque nunca estaré muy seguro de esto.

Y sin embargo, dos o tres películas consiguieron tener cierto éxito, y hay que admitir que la armó con Garganta Profunda.

Fué la única película porno que la "élite cultural" admitió haber visto. El "porno chic", que no duró mucho.

Hombre Lobo dijo...

Interesantísima esta nota. Sin embargo, yo le agregaría un colofón: hoy en día, si bien el porno está todavía lejos de ser acepaptado por los círculos críticos, sí ha encontrado su hueco en la industria "mainstream". Después de todo, no es casualidad que cada vez más estrellas porno sean "conocidas", así como no es fortuito el hecho de que cada vez exista un mayor interés por su factura técnica. Hombre, si tenemos en cuenta que cada vez más los DVD´s porno tienen "material adicional" es porque la gente se los toma en serio. Difícilmente podría yo limitar este fenómeno a una pandilla de frikis.

Muy buena esta página, así que bienvenido y venga ese enlace. Hasta luego.

Sphynex dijo...

Buen post, me ha llamado mucho la atención.

http://www.cinefixia.com

Sr.Ruso dijo...

Interesante post. Desconocía "Memories within Miss Aggie" A pesar de haber escrito varias veces sobre el porno de los 70's en mi blog.

Me ha gustado el comentario en el que mencionas a Hitchcock y Bergman, ambos son grandes erotómanos, en especial Hitchcock siempre fue un gran fetichista, rasgo que pocas veces se estaca al hablar de su obra.

Quedas igualmente enlazado.

Saludos.

Sr.Ruso dijo...

Te paso los enlaces que solicitabas en mi blog.

Saludos!!!

http://www.lacoctelera.com/unabomber/post/2005/09/28/vidas-ejemplares-i-linda-lovelace-la-boca-del-porno

http://www.lacoctelera.com/unabomber/post/2006/03/17/carteles-porno-los-70-s-calenturiento-arte-bidimensional-

http://www.lacoctelera.com/unabomber/post/2005/10/07/vidas-ejemplares-ii-john-holmes-ocaso-la-bestia-

http://www.lacoctelera.com/unabomber/posts/search?what=sical%C3%ADpticas

Alma dijo...

Gracias por tu visita... puse tu boton en mis link.
Oye, siempre he oido de la famosa garganta profunda... nunca la he visto, pero es tanto el mito que hay a su alrededor, que quiero verla... je je je
Saludos
Alma

Fernando Pinzás dijo...

y ya viste Mona, la virgen ninfómana de Bill Osco, lanzada antes de Deep Throat?

Blogger dijo...

I got my first electronic cigarette kit on Vaporfi, and I think its the best kit.