Café Flesh: el porno pop

La Tercera Guerra Mundial culminó con el terrible "beso nuclear". Como consecuencia de la radiación, la mayoría de los sobrevivientes, los "negativos", es incapaz de sentir deseo sexual. Cada vez que lo intentan se lo impiden las náuseas. Lo único que añoran es recuperar ese placer. Un escaso 1% de la población está conformado por los codiciados "positivos", capaces de tener sexo como casi cualquier mortal de hoy. Por ley, están obligados a "actuar" frente a las masas de "negativos" con el fin de inspirarles el deseo perdido. Para verlos no hay mejor lugar que el Café Flesh.

"Cafe Flesh" (1982) es una de esas raras joyas del cine subterráneo, quizá el Blade Runner del porno. Con originalidad en su planteamiento y un argumento estimulante, esta película trasciende el género en el que está inscrita. Con los mismos recursos económicos de toda cinta porno de la época, el director Rinse Dream (seudónimo de Steve Sayadian) nos cuenta una cuento futurista que parece sacado de un oscuro cómic. Filmada en interiores, con actores anónimos y aparentemente no profesionales, pero con un cuidadoso trabajo de fotografía y un uso efectivo de la música, "Café Flesh" tiene el toque pop de los ochenta pero también su creciente nihilismo.


Entre los clientes más asiduos del Café Flesh están Lana y Nick, una pareja de "negativos", nostálgica de orgasmos. El frustrado Nick comienza a resignarse a su condición de "negativo", por el contario, su novia Lana, encantada con el espectáculo del Café Flesh, presiente que el placer carnal puede volver a su vida de un momento a otro. Una combinación marital en peligro, como podemos apreciar.

Los expectantes parroquianos consumen sus tragos, mientras Max, el bufonesco maestro de ceremonias, abre el espectáculo exhortando al publico. "Concéntrense, concéntrense", dice, "recuerden cómo se sentía". Los números del show son como versiones futuristas de los clichés del porno de hoy. Así tenemos a las clásicas escenas: ama de casa/visitante, profesor/alumna y jefe/secretaria, ejecutadas con coreografías en tono con el ritmo mecánico de música electrónica. En un mundo donde lo único posible es mirar, el espectáculo del sexo se ha estilizado hasta convertirse en un ritual, colorido pero frío. En uno de los espectáculos, un hombre con un gran lápiz como cabeza fornica con la estudiante, mientras una secretaria con grandes gafas y senos, repite frente a su máquina de escribir: "¿Quiere que le tipee un memo?"


Los actos van pasando y la pareja se retira. En casa, otro intento de tener sexo se frustra por las naúseas. Sólo les queda volver a Café Flesh la siguiente noche para presenciar el plato fuerte: la presentación de Jonnhy Ricco, el "positivo" más sexy de la ciudad, con todo lo necesario para alegrar la negativa vida de tantas chicas. El acto de Jonnhy tendrá consecuencias desconcertantes tanto para Lana como para Nick, y seguramente será la comidilla en Café Flesh por mucho tiempo.

No hay que ser muy observador para notar que "Cafe Flesh" se presta sutilmente a varias lecturas. Puede ser una metáfora sobre la impotencia sexual, deshumanizando a quienes la padecen. Al mismo tiempo es una reflexión sobre el voyerismo, el más rentable de los "ismos". Como los parroquianos en el Flesh, los espectadores de la película esperan captar estímulos en base a la observación del sexo ajeno. Entre número y número, los clientes comentan una y otra vez las experiencias sexuales de un mejor pasado. Después que el buen sexo se ha tenido, no haces más que añorarlo.

Considerando la intención adicional que tiene el cine porno (ya saben cúal, la única que le queda actualmente), excitar al público con sus imágenes, me parece justo señalar que los velludos años setenta y ochenta quedaron definitivamente atrás. Parece extraño que en ese tiempo el vello púbico fuera tan apreciado en las pantallas, por eso si tus patrones estéticos, espectador o espectadora, van más en boga con estos tiempos, lamento decirte que no encontrarás mucho de aquella carne rosada.

Pensando en las nuevas generaciones, quince años después, el director Antonio Pasolini (nada que ver con el otro Pasolini) realizó la secuela "Cafe Flesh 2" en 1997 y "Cafe Flesh 3" en 2003. Continua con los personajes y escenarios originales, aunque con giros más bizarros y menos filosofía. ¿Alguien dijo "película de culto" por ahí?


¿Cómo la conseguí?
"Café Flesh" es otro obsequio del fabuloso Emule.
Como nada es perfecto, sólo está disponible en versión
original en inglés sin subtítulos en español,
pero igual se deja apreciar muy bien.
Más de una razón justifican la descarga.

Para descargar: Aquí el enlace eD2k

¿Cómo funcionan? Consejos técnicos

13 comentarios:

Edge dijo...

Gran apuesta por tu nick bloggero.

No hay como "Amarcord".

SalU2
T.

PeRcY dijo...

Interesante post... la buscare en el Soulseek pero tal vez no tenga tanta suerte pues hay mas musica q otra cosa... chevre el post...

Luis Luna dijo...

Hola Andrés.

Que interesante película, a esta si vale la pena traducirla.

Yo no traduje la sinopsis de la parodia porno de El Codigo Da Vinci, por que no esta tan interesante como esta, y como bien dices, al cine porno de hoy solo le queda un proposito.

Gracias por la recomendación y saludos.

¡Buen blog!

Cinéfilobo dijo...

***
Y México, como conseguirla?

Cinéfilobo dijo...

***
Gracias por la respuesta personalizada. Me la apunto!

Christiam M dijo...

Estoy de acuerdo contigo Andrés, aunque yo agregaría una lectura más: el juego metatextual, qué buscan sino excitarse los espectadores del Café Flesh, acaso no es lo mismo que nosotros, los espectadores del cine porno, buscamos al otro lado de la pantalla?. Fácil el tufillo burlón que sopla la película sobre nosotros los espectadores se manifiesta con la fijación de la cámara sobre las muecas exageradas, risibles la mayoría, de los parroquianos del Café, rostros desfigurados por el deseo imposible (para ellos, claro).

J. P. Bango dijo...

Demonios!, semejante definición: "El Blade Runner del porno", la hace, desde ya, imprescindible...

Un saludo, camarada,

J.Álvarez dijo...

Jodeeer! Pues tiene una pinta buenísima!!! Ya mismo la busco! Gracias por la recomendación, y enhorabuena por tu blog!

LA KATANA AMARILLA dijo...

Cafe Flesh una verdaera joya del porno underground.. Enhorabuena por este blog. ya tienes un lector.
desde la katana amarilla un salu2
http://www.espacioblog.com/lakatanaamarilla

El misterioso Pollo dijo...

que blog mas bueno, te felicito, ahora mismo te vas a la lista de contactos de mi blog...no es gran cosa...pero si te gusta lost...date una vuelta :)

buscare esta pelicula para mostrarsela a mi novia...no me cree que hay porno con buenas historias :)
nos vemos...

Llon dijo...

Estimado Andres
Tuve conocimiento de tu interesante blog año ha, aproximadamente. Y en verdad digo que es merecedor de gran atención, por su buena prosa y mejor estilo, aun sin dejar de lado el formidable contenido.
En fin, que no me enrollo, que me ha parecido muy bueno, bien estructurado y precisamente comentado el artículo sobre Café Flesh, una obra ciertamente antológica e ineludible para cualquier cinéfilo (en general) que se precie. Pero cualquier cosa que diga a ese respecto huelga, atendiendo a tu magnífica crítica. Tu análisis sociocultural me parece grandemente agudo y acertado, y es justo y generoso que lo compartas.
A todo esto, leo en el final que encontraste la obra en emule, en v.o. Esta película formó parte de una colección aparecida en la revista Interviú, que la editó en su versión doblada al español. Me place disponer de una copia en mis archivos, y aprovecho para comunicarte que tengo en mente digitalizarla para uso personal. Y hasta aquí puedo leer. Me pongo a tu disposición para cualquier aclaración. Si no aparece mi correo aquí, hazmelo saber, por ejemplo aquí.
Selectos artículos, buen blog. Un saludo.

Anónimo dijo...

Excelente blog. Allá por lo Años 80s, tambien estaban los hermanos Dark, que hacían peliculas condicionadas filmadas en 35mm, con todos los cuidados de una producción cimematografica, con argumentos y estéticas muy raras. creo que era "new wave hockers 2", donde el arguemento giraba en torno a un grupo de mujeres sobrevivientes de la Atlantida que planeaban dominar el mundo a traves del sexo. Habia otra que era una parodia de la Divina Comedia de Dante, me parece que era alguna de "el diablo en miss Jones". cine mas bizarro que porno.

Demian dijo...

Hola! Si alguien dispone de los sub o de una versión que lo publique o que se ponga en contacto conmigo para que pueda compartilo.
Saludos!