Nuevo empleo con cine club incluido

Resulta que tengo un nuevo empleo que quizá se anunciaba con aquella experiencia cineclubera en la Biblioteca de la Universidad San Marcos y mis benditas películas de Ciencia Ficción de los 50’s, de las que me hice predicador. En fin, al parecer la coincidencia me dijo “ya que te gusta tanto poner películas, ahí tienes, pues” y entré a trabajar en el Centro Cultural de San Marcos, en la Dirección de Cine y TV. El cambio es bastante radical en relación a lo que tenía antes como empleo en el mundo de la ONGs ambientalistas. Todavía está en la página de la organización que me comandó y acogió entre sus filas, desde Washington DC y a partir del 2006, mis señas en el staff: en inglés y con aquella foto con sombrero que envié cuando ya había decidido renunciar. Así que aparezco cual hombre de campo, fajado activista que va a medirse allí donde las desigualdades levantan polvo y te queman como el sol. Por lo menos la foto hace juego con las palabras “Latin America and Caribbean Program” que se refieren a mi cargo.

Naturalmente, el trabajo en el Centro Cultural de San Marcos es viajar laboralmente a otro mundo: el laberíntico y de rotación lenta, planeta Estatal. Pero el deseo de cambiar en actividades me venía persiguiendo desde hace tiempo y me gusta que esté tomando este rumbo relacionado al cine. El trabajo consiste en ocuparme de coordinar muestras de cine sea en la Universidad o en acuerdo con otras instituciones. Además de hacerme cargo de un cine club en la Casona de San Marcos, en el centro de Lima.

Este es un cine club ubicado en una geografía y con una población radicalmente diferentes. Aunque, como la Ciudad Universitaria, también está rodeado de los ubicuos escombros de la reparación de esta ciudad, este cine club tiene además notables vecinos, entre ellos: una feria popular, en el Parque Universitario, de comidas, hierbas medicinales y cds de música peruana; la avenida más contaminada de esta parte del Pacífico, la Av. Abancay, donde cada centímetro de superficie ha recibido su brochazo de hollín; o el Jr. Azángaro, donde puedes acelerar cualquier trámite por la vía de mandarte a falsificar un documento. Pero la Casona de San Marcos, donde se encuentra el Auditorio donde funciona este cine club, es magnífica e impecable. Una construcción fundada en 1605, donde funcionó por mucho tiempo la Universidad de San Marcos, durante decenios coloniales y republicanos en los que todavía la arquitectura no diferenciaba mucho entre una universidad y un monasterio. La Casona está muy bien conservada, da gusto mirarla y caminar por ella, es uno de los edificios históricos más importantes de la ciudad. Pero como forma parte también de esta Lima de contradicciones, a pocos metros de sus umbrales de alcurnia, un muchacho extiende a los transeúntes volantes doblados que ofrecen pomadas para alargar el pene.

Otra particularidad es que este cine club tiene un público fiel, algunos de ellos incluso acuden a las funciones elegantemente vestidos. Se trata de alrededor treinta personas: señores de la “tercera edad”, ampliamente mayoritarios, que tienen el hábito de ver un clásico los jueves y viernes a un precio sumamente módico, son poco tolerantes con los defectos de proyección y hasta uno de ellos ha proclamado su abierta antipatía por el cine francés (¡las francesas no valen nada!). Completan la concurrencia oficinistas de terno y cinefilia, y uno que otro estudiante de la Universidad que se aventura por el Centro.

Todavía sigo encantado con la acogedora sala que disponemos: una platea y mezzanine con pisos de madera y 78 butacas rojas. Es decir, un cine club en rigor, “a la antigua” pero con proyector digital, y con una tarifa que es un gesto de exagerada modestia: General: S/. 2, Adulto Mayor: S/.1,50 y Estudiantes (con carnet, eso sí): S/.1,0o, precios más cómodos que el pasaje del micro.

La cartelera solía basarse en las películas del archivo de Dirección de Cine y TV, es decir, preferentemente grandes clásicos del cine. Mi primera tarea fue programar el mes de octubre entonces opté, sin pensarlo mucho, en programar la primera mitad del mes algunos buenos títulos del archivo y las otras semanas algunas películas que he ido consiguiendo y comentado aquí en su momento, como quien va probando al público. El viernes pasado proyectamos “Ojos sin rostro” (1959) con buena acogida, a pesar de las ojerizas al cine francés, y ya uno de los viejitos se apuntó para “Mondo Cane”. ¿Qué dirán de las tetonas de “Faster Pussycat Kill! Kill!” las aplaudirán como a Sofia Loren o descargarán bastonazos sobre mí? Ya veremos.

Las películas que restan para Octubre, cada función incluye una sesuda presentación previa con esenciales apuntes histórico-sociales-artísticos a cargo de quien escribe, son:

- Jueves 23:La invasión de los suplantadores de cuerpos” (1956)
- Viernes 24:Mondo Cane” (1962)
- Jueves 30:Faster Pussycat Kill! Kill!” (1965)
- Viernes 31:El increíble hombre menguante” (1957)

Todas las funciones van a la 6:00 pm en el Auditorio de la Casona de San Marcos (Parque Universitario, Centro de Lima). Así que si vives en Lima y no te alcanza ni para un dvd pirata pero quieres ver una buena película, entonces take a walk on the wild side.


curso de auxiliar de guardería
daño cerebral sobrevenido
Hoteles de playa
Tarot

12 comentarios:

Inadecuada dijo...

derzu, yo salgo de mi chamba a las 6, pon las peliculas a las 7 pe jaja.

PD: la próxima vez que te vea en el directorio te sacaré a bailar :D

FabricioRebatta dijo...

Hola Derzú, felicitaciones por la nueva chamba, a ver si te caigo uno de estos días.

l'hommeblesse dijo...

A las 6pm. noooooo, a esa hora recien salgo de chambear, pero en fin, trataré de pedir permiso alguno de esos dias. Saludos, felicitaciones y buena suerte con la nueva chamba.

El inconsistente dijo...

Felicidades por tu nuevo trabajo!

Un abrazo

Y como siempre: Que buen blog

junior dijo...

¡Felicidades! Ya me gustaría a mí poder disfrutar esa programación... jajaja

besos!

Dreampicker dijo...

Felicidades por el nuevo trabajo (y bien merecido, además). Muero de ilusión por ir... en cuanto el tránsito, los taxistas que no me quieren traer de regreso y la seguridad ciudadana, lo permitan. Envidio a aquellos que podrán ir.

Anónimo dijo...

Oye pero no dices nada de tus extraordinarios compañeros de trabajo???: Mario, Yop, Miguelón -Kun fu Panda-, Patrick - el único alumno de apoyo con laptop incluída-, Yván y por su puesto Arturitoo... :D.
... Ya en serio, que bueno que estes con nosotros. Hacías falta!

Vk.

El Agüelo dijo...

AYUDA.
Muchas felicidades por tu chamba nueva, no solo te la mereces tu, si no seguro que tu país se merece gente como tú que haga posibles esta clase de proyectos.
Oye, no encuentro el link para bajar Oni Baba en eMule, me salen media docena de anuncios extraños.
¿podrías echarme la mano?

Una muy cordial felicitación desde México.

ser fusiforme dijo...

hola, felicitaciones por el blog y por la chamba. Este año yo también he estado organizando un cine club, acá te dejo el blog si lo puedes linkear sería paja:
http://cinedereyes.blogspot.com/.

Anónimo dijo...

hola derzu, esto de los viejitos me hace recordar una peli de Bertolucchi q vi recién, dónde eran los únicos q aprendían sobre comunismo, aunque terminaron quemados (como yo). Te mando un beso
Pati

Nelson, un habitante del patio dijo...

Felicitaciones por ese nuevo trabajo, el cual te viene a la medida, por supuesto.
Saludos,

Anónimo dijo...

Felicidades Andrés, ya sabía que llegarías a casarte laboralmente con tu pasión... suerte la tuya, aprovecha este tiempo para trabajar en lo que te gusta y que tanto placer te provoca.

Como siempre la cerveza se enfría en Valparaíso, esperando al amigo, tal vez en algún intermedio...

Un abrazo

Eduardo