Los juguetes de Zeus

Los dioses jugando con muñequitos de arcilla. Cada uno representa a un mortal sobre el cual caerá la fortuna o la ruina, según el ánimo del jugador. Me impresionó que con el mismo antojo con que yo fusilaba a mis soldaditos de plástico, en “Furia de Titanes” (“Clash of the titans”, 1981), matiné televisiva dominical de mi infancia, los dioses disparaban contra los hombres maldiciones y monstruos.

“Furia de titanes” fue la despedida de quien hasta poco tiempo atrás había sido el mayor hechicero del cine: Ray Harryhausen. Desde los años 50, Harryhausen se dedicó a moldear y otorgar vida cinematográfica a todo un elenco de criaturas mitológicas concebidas por los antiguos. Todo mediante la paciente técnica del stop-motion, muñecos de arcilla cuyo movimiento era una ilusión construida plano por plano. Así Harryhausen se volvió uno de los artesanos con mayor presencia en la industria, y siempre estaba a la orden cuando la Ciencia Ficción requería un dinosaurio destructor, un pulpo gigante, una pandilla de esqueletos expertos en esgrima o alguna fiera venida del espacio exterior. Harryhausen no sólo animaba a las criaturas, también mediante trucos de antaño, lograba aparentar que estas interactuaban con actores reales. Por varias décadas Harryhausen no tenía competidor en el departamento de efectos especiales, hasta que en 1977 se estrenó “Star Wars” y el público se enteró de lo que era capaz la nueva generación de brujos del cine. Y Harryhausen supo que ya eran adultos esos niños que habían crecido encandilados con sus artificios.


Pero antes de retirarse Harryhausen se planteó un último proyecto, “Furia de Titanes”, para el cual retomó la mitología griega que tan bien había resultado en su hoy clásico “Jason and the Argonauts”(1963), donde logró que actores reales crucen sus espadas con un ejército de calaveras. “Furia de titanes” se inspiraría en la historia de Perseo, aquel que suele ser representado con la cabeza decapitada de Medusa en la mano.

Como es sabido, los griegos concebían a sus dioses infinitamente poderosos pero también sujetos a caprichos, celos y voluptuosidad como cualquier mortal. El devenir de la humanidad estaba sujeto al cambiante estado de ánimo de sus deidades. Así pues en “Furia de titanes”, Zeus, cual coleccionista de action figures, tiene a todos los mortales forjados en arcilla, así puede cambiarlos de lugar, transformarlos o simplemente pulverizarlos si está en un mal día. Zeus comienza su jornada castigando al rey Argos por haber lanzado al mar, encerrados en un baúl, a su propia hija Dánae y su bastardo recién nacido, Perseo. Como reprimenda, Zeus no sólo hace polvo al rey Argos además ordena a su colega y subalterno Poseidón, dios del mar, que libere al polípoda Kraken de su prisión submarina. Esta fiera descomunal (en cuyo diseño se perciben reminiscencias de otro bicho creado antes por Harryhausen para “20 Million Miles to Earth”, 1957) destruirá a golpe de maretazos la ciudad de Argos. Sucede que Perseo es un semidiós, resultado del bragretazo entre Zeus y una bella mortal hija de reyes. Zeus decide proteger a su hijo. Hace posible que él y su madre sean rescatados y llevados a una isla donde Perseo se hará hombrecito.


Pero el ajuste de cuentas divino aún no ha concluido, Zeus ahora castiga a Calibos, hijo de la diosa Tetis, por haber masacrado a su rebaño de caballos sagrados, del cual sólo sobreviviría Pegaso. El apuesto Calibos estaba destinado a casarse con la princesa Andrómeda y asumir el poder en la rica ciudad de Joppa, pero ahora con el maleficio de Zeus se verá transformado en una criatura grotesca y asimétrica que nadie querrá desposar. En respuesta, la diosa Tetis jura que si su hijo no se casa con Andromeda nadie lo hará y transporta a Perseo desde su isla apacible a la golpeada ciudad de Joppa para que vaya conociendo lo trágico que es el mundo helénico. En Joppa, todo aspirante a casarse con Andromeda debe responder un acertijo, si la respuesta es incorrecta el pretendiente será quemado en una estaca. Gracias a los obsequios de las divinidades, una espada que corta el mármol como mantequilla, un escudo impenetrable y un casco que otorga invisibilidad, Perseo logra, no sin esfuerzo, cortar la mano de Calibos y obtener el anillo donde está la respuesta al acertijo.

Tetis hará otro esfuerzo por impedir el casamiento. Pedirá el sacrificio de Andromeda a cambio de no echarles encima al Kraken y borrar su ciudad del mapa. Entonces Perseo tendrá que encontrar una manera de derrotar al Kraken. Luego de un largo periplo en compañía de algunos soldados que nunca regresarán, Perseo llega a la cueva de las tres brujas ciegas y canibales. Ellas comparten un único ojo de cristal que se disputan constantemente. Perseo se los quita y con eso las obliga a hablar. El Kraken sólo puede ser derrotado con la cabeza de la gorgona Medusa, cuya mirada funesta, aún después de muerta, convierte a cualquiera que respire en piedra.


Como dije, vi esta película de niño. Era un tiempo en que la programación de los dos únicos canales de televisión que llegaban hasta el puerto donde vivía eran toda la opción de entrenamiento disponible (no, miento descaradamente, habían un par de salas de cine con eventuales estrenos de Ciencia Ficción, incluso pusieron La Naranja Mecánica, que no me llevaron a ver, y no tardaría en llegar el Betamax). Así “Furia de Titanes” era una fascinante introducción a la mitología griega, donde las pasiones de los dioses representan (creería entender mucho después) la manera impredecible con que actúan los poderes de la naturaleza. Me dejaron encantado también sus personajes monstruosos. La escena de la caza de Medusa goza de un suspenso tan denso como la sangre que brotará de su cuello cercenado. Ahora que la he vuelto a ver me he dado con la sorpresa, que a pesar de ser un producto dirigido a toda la familia o quizá más bien por eso mismo, “Furia de titanes” contiene un par de desnudos muy bonitos. Seguramente las removieron para transmitirla por TV, pues de haberlas visto a esa edad difícilmente me hubiera olvidado. Vemos a la hermosa mamá de Perseo, amamantando desnuda a su bebé. La escena de lactancia más sexy de la que tengo memoria. Después madre e hijo pasean calatos al atardecer por la playa, cual foto de enciclopedia de educación sexual. Más adelante, Andromeda, interpretada por una bellísima actriz, toma un baño con ayuda de sus criadas y sale del agua de espaldas a la cámara, mostrando una buena porción de sus nalguitas.

Acaba de estrenarse en Lima el remake de “Clash of the Titans”, con versión alternativa en 3D. ¿Qué se puede decir de nuevo? Estoy creyendo que los remakes sólo sirven para generar mayor veneración por las versiones originales (y generar millones de dólares para sus productores, como lo hacen las otras películas que promocionan furiosamente en vallas o servilletas de todo el planeta). La nueva versión tiene a Sam Worthington, el de Avatar, como Perseo y Liam Neeson como Zeus. Ambos personajes aparecen bastante deslucidos. En lugar del Zeus mandón de la versión original, tenemos a un Rey del Olimpo apocado que es engañado por su hermano Hades, dios del inframundo. Perseo, por su parte, luce bastante conflictuado pues le cuesta aceptarse como semidiós ya que lo que parece estar de moda en Argos es ser ateo, pues incluso han tumbado la estatua de Zeus en rebeldía contra las divinidades. El resto de los personajes y la trama han sido modificados notablemente. En resumen, la nueva versión es simplemente otro espectáculo de animación digital, pero aún así el 3D es una estafa total, está desaprovechado por completo y no hay mucha diferencia entre mirar a través de los lentes o sin ellos.


Volviendo al original. Con aquella cinta Ray Harryhausen concluyó brillantemente su carrera, sin embargo muchos se burlaron del personaje animado Bubo, la lechuza robótica, réplica de la mascota de Atenea que en un principio Zeus quiso como otro regalo para su hijo. Bubo es el robot gracioso de la misma escuela de R2D2, incluso hace ruiditos parecidos para comunicarse que sólo Perseo entiende. Así pues de inmediato los fans de Star Wars levantaron el dedo para acusar a “Furia de titanes” de aprovechar el éxito de la película de Lucas. Aunque por ahí dicen que Bubo fue inventado antes. En fin, eso ya no importa. En la nueva versión de “Clash of the titans”, cual burlón guiño de homenaje, los soldados deciden qué cachivaches se llevarán para su viaje, uno de ellos encuentra a Bubo entre los fierros. “¿Y esto?”, pregunta. “Deja esa huevada ahí y vámonos”, le dice el jefe (según mi traducción).

Mostrar más imágenes de "Mostrar más imágenes de "Furia de titanes" (1981)"






Cómo conseguirla:
Disponible en Emule, pero los subtitulos busquelos en Internet, ahí los encontré.

Para descargar película:
Enlace eD2k

¿Cómo funcionan los enlaces eD2k? Asuntos técnicos

9 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Hola, la reseñé hace poco, y no siendo una de las mejores películas en las que estuvo implicado Harryhausen, está bastante bien y con grandes efectos as usual. No he tenido ocasión aún de ver el remake.

Un saludo.

Sr Nocivo dijo...

Siempre me ha gustado "Furia de Titanes",aunque haya envejecido mal (tal vez porque ya nacio vieja) conserva un sense of wonder que ya no existe en el actual cine de aventuras, y aún menos en el descafeinado y soso remake que se ha hecho de esta película.

césar bedón dijo...

linda nota. el remake ha sido rodado en 2d, por lo cual la versión 3d es efectivamente una estafa. muchos saludos.

Luis E. Froiz dijo...

Realmente el sr. Harryhausen fue un grande y marcó un antes y un después en el devenir del cine fantástico con sus trucos de magia.

El problema es que destaca tanto que muchas veces olvidamos que además los guiones y la dirección de sus films ayudaban a que estos fuesen realmente espectaculares, y eso es lo que realmente hace que se diferencien de la mayoría del fantástico de hollywoodiense que representan pelis como el remake (que no veré hasta que esté a descarga, porque no me apetece pagar teniendo en cuenta lo mal que la pintan).

HorrorJeur dijo...

Totalmente de acuerdo en los que dices de que parece que "los remakes sólo sirven para generar mayor veneración por las versiones originales". Aunque hay algún remake aislado que no carecen de interés (la reciente The crazies, por ejemplo). Por cierto, me ha gustado mucho el enfoque de tu blog en el que reivindicas el cine (o)culto...tambien intento buscarlo en mi nuevo blog: www.horrorjeur.tk. Suerte!

Anónimo dijo...

Harryhausen un maestro! esas animaciones de mi infancia son imborrables y las prefiero mil veces a las de hoy sobrecomputarizadas, esas de antes eran poco creibles pero dramáticas! Furia de Titanes recuerdo que la vi por primera vez cuando tendrìa unos 4 o 5 años y la habre visto cerca de 10 veces, excelente, y se lleva por delante al remake que tambien vi hace unos meses en el cine, la historia era mejor, con Perseo un verdadero héroe y no un joven aprendiz que resulta de pura coincidencia sobreviviendo al final sobre otros guerreros más capaces. Ni que decir de la Andromeda de los 80's , una belleza de mujer! Y Medusa esa si que daba miedo no como la del remake.

Alvaro G. Loayza dijo...

Andrés, Furia de Titanes es una joya, yo me crié viendo esta película y Star Wars y ambas me fascinaban. Su acercamiento a la mitología griega es excelente. El remake es un bodrio que no sólo no encandila para nada con sus efectos, sino que temáticamente la embarra en cualquier cambio que le hace al original. Los efectos de la primera son una maravilla. Saludos!!!

Valdemar Daninsky dijo...

Yo tampoco he visto la nueva versión, y no la echo de menos. Los monstruos de Harryhausen resultan insuperables y tanto Laurence Olivier -Zeus- como Ursula Andress -Afrodita- están soberbios. Y aunque haya envejecido mal, se disfruta viéndola.

eyvah eyvah 2 filmini izle dijo...

thank you